Food & Drinks

KAI by Ricardo Sanz y Sublim Beach Club son los absolutos protagonistas del nuevo Laguna

default
El nuevo complejo Laguna. Estepona-Marbella

El nuevo Laguna de la Costa del Sol reabre con el ocio y la gastronomía como absolutos protagonistas. Situado entre Estepona y Marbella, el que fuera un célebre centro comercial eleva su nivel e inicia una nueva etapa con la inauguración de Sublim beach club; de KAI, restaurante japonés-mediterráneo bajo la batuta del reputado chef madrileño Ricardo Sanz, y de la firma de moda sostenible Ecoalf. Laguna, rodeado de palmeras, se centra en ofrecer una experiencia completa al visitante a través de diversos conceptos de restauración y marcas de renombre. Irá incorporando progresivamente las firmas de ocio y de restauración más reputadas del panorama nacional e internacional. Este renovado espacio, con su enfoque de hospitalidad y de entretenimiento de alta calidad, se posiciona como uno de los mayores complejos turísticos del sur de España; cuenta con una rica oferta que abarca restaurantes, beach club con infinity pool, club náutico y espacio de aparcamiento y estacionamiento con carga eléctrica. 

default
Sublim Beach Club. Laguna

Hay que recordar que un devastador incendio arrasó en 2020 las instalaciones de Laguna Village y ahora este complejo recupera no solo una joya turística, sino que también redefine el ocio en la región. Laguna está llamado a convertirse en el epicentro de la escena social y gastronómica de la Costa del Sol, al revolucionar la oferta de este territorio y apostar por el turismo sostenible y de calidad. Además, Laguna no solo busca revitalizar el área, sino también servir como catalizador para el crecimiento económico y social, ya que estima generar alrededor de 1.000 empleos directos e indirectos.

La alta gastronomía en Laguna

Sublim beach club redefine la cultura de club de playa con su diseño actual y servicio atento. Sobre la base de una cocina cálida, familiar y reconocible, Sublim ofrece una propuesta culinaria mediterránea, fresca y auténtica, enfocada en resaltar los sabores puros de cada ingrediente. En la zona de hamacas, cuenta con una carta especial de comida a modo de picoteo. Asimismo, también cuenta con una propuesta de bebidas; Sublim ha creado una innovadora colección de cócteles inspirada en el lado bohemio y sofisticado del Mediterráneo, ha dado su propio twist a algunos de los más clásicos del mundo y además aúna las tendencias mundiales en mixología, como la low alcohol, con tragos de baja graduación, como ‘Tropitz’, ‘Sero-Tonina’ o ‘Palo Santo’. Asimismo, esta carta incluye cócteles saludables, refrescantes y elaborados con ingredientes naturales.

S%
Sublim Beach Club. Laguna

 Ya en la zona de restaurante, el comensal podrá disfrutar de una oferta más amplia. La carta cuenta con entrantes como tortilla de merluza en salsa verde, gamba blanca marinada o navajas, cítricos y chile, entre otras opciones. A ello se suman ensaladas, arroces y pasta. Como principales, pescados y carnes; tarantelo de atún de almadraba y gremolata, pulpo en manteca colorá con patatas revolconas, picantón adobado y asado a la parrilla y lomo bajo de angus americano al carbón son algunos de los platos. Los postres ponen el broche de oro. Sublim cuenta con una extraordinaria bodega compuesta por más de un centenar de referencias nacionales e internacionales. Además, este restaurante ofrece una propuesta especial de la mano de Dom Pérignon: un maridaje entre sus champagnes más selectos y ostras o caviar.

S8
Sublim Beach Club. Laguna

Junto a Sublim se encuentra KAI, que trae la creatividad y la experiencia del chef madrileño Ricardo Sanz a Laguna. Conocido por su enfoque innovador en la cocina fusión, Sanz está al frente de este restaurante japonés-mediterráneo, que combina los sabores de Japón y del Mediterráneo. Pionero en introducir la cocina nipona en España y máximo referente e impulsor de la alta cocina japonesa fusión mediterránea, Ricardo Sanz une su pasión y sabiduría en el templo gastronómico de Laguna. En el corazón de unos jardines frondosos, una cocina abierta con su robata y su barra de sushi se integran en las vistas que ofrece el incomparable marco del mar de Alborán y el estrecho de Gibraltar. En este excepcional refugio, KAI alberga el lado más reconocido de Ricardo Sanz; una propuesta gastronómica reflejo de un nombre tan reconocido como sus ofertas. 

S13
Sublim Beach Club. Laguna

Como entrantes, el itamae madrileño propone edamame, gyozas, buñuelos y ostras. Además de sashimi y sushi, cuenta con distintas opciones de makis. A los tartares —de toro, huevos rotos y sake picante—, se suman diversos tipos de usuzukuri —técnica que consiste en el corte muy fino de pescado— y de nigiris. De la robata salen platos como el unadon —anguila sobre arroz gohan, pimienta japonesa y salasa tare—, el hotate —vieiras con mantequilla kimchi y migas— o el yakitori —pollo de corral, puerro asado y teriyaki de jengibre—. En los postres también se percibe esa fusión; sopa de mango, cremoso de yuzu, chokoreto banana, umeshu babá y manzana harumaki conforman los bocados dulces de la experiencia culinaria en KAI. Para maridar, una selección de cócteles con el toque japo, además de sakes y cervezas propias del país nipón.